La Copa Menstrual

He leído mucho acerca de la menstruación últimamente. Acerca de cómo hemos considerado por mucho tiempo a la menstruación como un proceso vergonzoso mensual que sería mejor eliminar de nuestras vidas. Recuerdo perfectamente el terror que sentí cuando mi madre me informó lo que ocurriría con mi cuerpo cada mes y cuando finalmente sucedió, la terrible vergüenza que sentí al ir con mi prima a comprar toallas a la tienda. Recuerdo también el asco que sentí cuando me enteré de las copas menstruales. La idea de tener que introducir mis dedos y mancharlos de sangre me parecía repugnante, hasta que en uno de los vídeos donde una mujer explicaba cómo usarlos la escuché decir,”es tu propia sangre, sobre pásalo”, algo que me hizo considerar de nuevo está cuestión que nos han pasado de generación en generación, la idea de que nuestra sangre es sucia, que no se puede mencionar ni mucho menos tocar. Ciertamente es una forma de desecho corporal, sin embargo creo que nuestra actitud ante la menstruación es un poco extrema y el uso de la copa menstrual me ha hecho cuestionar todo esto.

La CopaEs mi tercer mes usando la copa menstrual y ha sido todo un proceso de aprendizaje. Desde aprender cómo ponerla, hasta conocer mi cuerpo mejor. Los videos en youtube han sido de gran ayuda, pero no hay mejor forma de aprender que con la práctica, porque cada cuerpo es distinto.

Me vi en la necesidad de usar la copa porque todas las marcas de toallas disponibles en la mayoría de las tiendas utilizan químicos y algún tipo de  “control térmico” que absorbe los olores y la sangre como si la succionara de nuestra vagina y en realidad succiona más de lo que debería. Yo entiendo que el olor no es placentero pero creo que dañar el ph de nuestra vulva y vagina es ir demasiado lejos. Yo creía que la comezón que sentía al final de mi periodo era normal hasta que me enteré que era a causa  del “termo control” y hay muy pocas marcas que no utilizan algún tipo de químico o diseño con algo parecido. Yo nunca me sentí cómoda usando tampones, me parecen bastante incómodos y al principio creí que la copa lo sería también, pero afortunadamente estaba equivocada. Todavía uso unas toallas naturales que encontré en internet pero sólo como medida de seguridad y a medida que aprendo a usar la copa mejor, las uso menos.

Recomiendo ampliamente el uso de la copa, yo entiendo que intimide, la compré en medio de uno de mis ciclos y no me animé a usarla sino hasta el otro. Pero poco a poco me siento más cómoda y siente que está más en linea con mi cuerpo. Te ahorrarás dinero, es ecológico y de alguna manera me ha hecho sentir más cómoda con mi ciclo.

Disfraces y princesas

Hoy fuimos a la tienda y decidimos comprar el disfraz de Nini, nuestra hija de dos años, para halloween. En realidad, no nos entusiasma la idea de celebrar halloween, pero una de sus abuelas seguramente decidirán comprarle un disfraz así que es mejor que nosotros lo hagamos. Vimos al disfraz de princesa y sabiendo que a Nini le encantaría, estábamos por comprarlo. Mi estómago daba vueltas y la verdad no quería, algo me decía que yo soy la responsable por todo lo que ella absorbe y que si me considero feminista no podía permitirlo, pero también siendo amante de la libertad no podía dejar de pensar que quizá yo misma estoy limitando su individualidad y su preferencia por vestidos y flores. Después de todo le pusimos Flor en lenguaje maya y nuestro apellido es Flores! (Por causa de un error en el acta de nacimiento de mi esposo, puedo poner Florez en lugar de Flores, lo cual prefiero sólo por ser un poco único).

No me molesta el hecho de que le gusten los vestidos o las flores o las princesas. Pero trato de fomentarle fortaleza por medio de libros “La Princesa de Bolsa de Papel” (Paperbag Princess) en versión para niños pequeños.  Pero me molesta la actitud de muchas niñas y mujeres que han llevado al concepto de “princesa” como un estándar para pensar únicamente en cómo verse más bonita, cómo atraer al sexo opuesto y depender de la admiración externa en lugar de creer en si mismas como seres capaces de pensar y crear. Está bien como fantasía y está bien que se interese por su apariencia ciertamente pero me preocupa que se enfoque únicamente en eso y por tal razón decidí pensar de nuevo en nuestra elección de su disfraz.

Finalmente decidimos que Super Chica sería la mejor opción. Es un traje rosa con botas rosas así que tiene detalles femeninos y dulces y tiene también el concepto de que como niña, también puede ser un super héroe y cambiar el mundo. Es el nivel de femineidad y feminismo con el que puedo lidiar. Después de todo yo sigo siendo la madre y la que decide lo que es mejor para mi hija y creo que un balance es un buen compromiso… por ahora claro esta. El próximo año quizá no tenga tanta suerte.

Mujeres del Rock!

Hay veces en que una idea es lo único necesario para organizar un evento de música y arte enfocado hacia artistas mujeres en busca de un espacio para presentar su obra. Claro que tal vez se requiere un poco de trabajo. Melinda Torres ha estado organizando tal evento desde que se inspiró por un programa de VH1 sobre mujeres rockeras y su aportación a la música. “¿Porqué no
podemos tener algo así para la escena local?,” se preguntó . Así fue como nació la idea de este cuarta presentación de Women That Rock! Un evento para mujeres creativas con bandas de diversos géneros además de brindar la oportunidad de hacer conexiones y compartir un espacio creativo entre artistas femeninas.

Torres ha estado promoviendo conciertos locales en el subterráneo de Los Ángeles desde el 2003 e incluso trajo a Victimas del Dr. Cerebro, una banda de rock mexicano, con el apoyo financiero de Monster. No ha podido encontrar patrocinador para Women That Rock! Pero no pierde la esperanza.

Entre los grupos que tocarán esta vez se encuentra The Boss Beats de West Covina, cuya música mezcla ska con el ritmo surfero del sur californiano y dando matices de Two Tone que caen en el regazo del ska jamaiquino. Esta es la segunda vez que tocan en Women That Rock! “Tuvimos buena respuesta en el primer show, es emocionante porque tocamos con otras bandas con mujeres y de diferentes géneros. Es bastante bueno en general ver a mujeres tocando música,” dijo Jacqueline Mendez, cantante del grupo.

Jacqueline Mendez – The Boss Beats

Ella se describió a si misma como tímida cuando empezó a cantar para The Boss Beats en 2007, o será 2008? “¡El tiempo vuela!”, recuerda con entusiasmo. Venció a la timidez “sólo haciéndolo”, dijo “tomó mucho tiempo, aunque quería, simplemente decidí hacerlo. Tuvo que ver mucho la música que escuchaba, inspiración, ver otros hacerlo. Finalmente decidí hacerlo. Tome la decisión, después de ir a shows. Los nervios, siempre van a estar ahí. Simplemente hacerlo tantas veces, fue quitándome el miedo”.

Mendez es la única cantante ahora, pero antes estaba también Natalie King, quien dejó de cantar al tener gemelos. Si bien Anne-Marie Slaughter dijo en The Atlantic que las mujeres aún no podemos tenerlo todo, en la escena musical también representa un reto para mujeres que al mismo tiempo son madres. “Ella tomó la decisión, porque es difícil y yo la entiendo” dijo Mendez sobre su prima. Al preguntarle si es acaso posible tocar en una banda y formar una familia, dijo “Creo que es posible pero es mucho trabajo”.

Dedicada a su música, Mendez representa una nueva era musical para mujeres que están tomando las riendas para llegar al éxito, incluso en la actualidad donde las disqueras, que han sido el apoyo financiero de la industria, se enfrentan a un futuro incierto. “Están muriendo pero todavía las necesitamos. [Las disqueras] tienen el dinero, el mercadeo y al equipo que trabaja con ellas”, dijo Isabel Valencia, quien encabeza el grupo Wonderfox. Radicada en Los Ángeles, pero nacida y criada en Colombia, Valencia le inyecta pop y rock a un diálogo alternativo, colaborando con artistas como Fernando Jaramillo, quien ha sido baterista de Beto Cuevas, antiguo cantante del grupo Chileno de La Ley. Su EP “Juego Mentales” es en español, pero Valencia dijo que quieren extenderse al mercado en inglés también.

Isabel Valencia de Wonderfox

Al preguntarle si está buscando atraer una disquera en especial, dijo que tiene la mente abierta y que le encantaría poder vivir de su música, pero no es la única razón que le apasiona. “Yo creo que la necesito, es mi terapia, sana mi alma”, dijo. Valencia mencionó que tocar en Women That Rock! es “un honor participar en un evento que muestra que somos más que humanos que limpian la casa o tienen hijos, que somos más que eso. Podemos comunicar lo que sentimos, por medio de la música”.

Al principio Valencia no tenía mucho interés en la música, a pesar de la insistencia de su madre. Pero un día un maestro ofreció clases de guitarra gratis y eventualmente tomó la guitarra para encontrar su pasión musical. A diferencia de Yalina Palomino de Stereopast, otra de las bandas de rock alternativo que tocarán el primero de septiembre, quien recuerda cuando cantaba La Sonora Dinamita en la cocina a los seis años.

Javier Flores y Yalina Palomino de Stereopast

Ella junto con guitarrista Javier Flores, formaron Stereopast en 2005. “Cuando era más joven cantaba por aquí y por allá, empecé a tomar instrumentos y luego de tocar con Javier, así fue como empezamos la banda”, dijo Palomino de la banda de Fontana, que mezcla un rock áspero con pop suave y alternativo, creando un sonido propio. Su paladar musical va desde Jay-Z hasta Interpol. “Somos bastante diversos”, enfatizó.

Expresó entusiasmo sobre el concierto porque “realmente no me toca participar con otras mujeres en la industria”.

La cuarta banda que tocará es Kanvaz, cuya cantante Stacy Tello representará al género femenino de su grupo de rock en español con un giro pop. Todas las bandas tienen producciones discográficas que estarán disponibles en el show, el cual también incluye obra plástica de Ana Rangel, Tanya Rose y Sonji Mariposa, pintura corporal por parte de Greeny Loks y mesas de joyería hecha a mano de Oli Ramos. Melinda Torres también mencionó una alfombra rosa, “como alfombra roja pero esta vez rosa”, dijo, al igual que regalos y más sorpresas.

Women That Rock! será el sábado 1ero de Septiembre en Roberto’s Club, 686 N Spring St, Los Ángeles, California 90012. Empieza a las 9pm. La preventa de boletos es por medio del sitio: www.womenthatrock.org

Para más información de las bandas y escuchar sus canciones, estos son los sitios oficiales:

Wonderfox

The Boss Beats

Kanvaz

Stereopast

(Fotos usadas con permiso de las bandas)

El Punk Sigue Vivo y Radica en Rusia

En 1977, el punk político nació en Inglaterra, se estableció en Estados Unidos en 1994 y vivió con el pop por un tiempo para luego trasladarse a un lugar más austero y apropiadamente represivo como Rusia en 2012. Para aquellos que están condenando la sentencia de dos años para los miembros de Pussy Riot no comprenden que, en realidad, esta es una victoria para el punk rock. Está claro que es una acción retrógrada y excesiva encarcelar a tres mujeres por protestar en una iglesia, pero es precisamente el punto que estaban tratando de hacer y han captado la atención mundial para darle luz a la gravedad de su situación. Ahora, el gobierno ruso no puede negar que reprime a su pueblo, ¿No es cierto? La rebelión de Rusia tiene una imagen clara y definida y mártires específicos para incitar mayor protesta. Es el escenario perfecto para una revolución, que no tiene por qué ser violenta. Pussy Riot ha sido capaz de protestar contra un régimen autoritario con música, y qué mejor música para protestar que con  punk rock? El género que nació de la actitud y la ira y el disgusto por el establecimiento. Sí, el punk rock por fin se ha graduado, se adaptó al establecimiento musical popular, para parecer inofensivo y ser aceptado por una mayor audiencia, sólo para permanecer sigilosamente en el underground, esperando la oportunidad para atacar en el centro del mal. No hay mejor punk que el que se crea bajo condiciones represivas y aunque ciertamente deseo la libertad para Nadezhda Tolokonnikova, Alekhina María y Samutsevich Yekaterina, por favor grábense sus rostros en la mente, porque ellas son verdaderas punk.